De MSP a Mercurio

Mercurio surge de la idea de crear una firma de abogados especializada en empresa y en urbanismo y medio ambiente.

Mercurio quiere ser punta de lanza de una nueva concepción de la abogacía basada en la digitalización, la especialización y la colaboración. Nuestro deseo es profesionalizar nuestra actividad, no tanto en el significado propio de lo que significa ser abogado, más vocacional que otra cosa; sino en cómo gestionar un negocio dedicado a la prestación de servicios de abogacía.

Para ello preguntamos a nuestros clientes qué oportunidades de mejora veían en nuestro sector. Las encuestas arrojaron tres puntos esenciales en los que hoy en día intentamos diferenciarnos: (I) comunicación; (II) accesibilidad; y (III) coste.

  • Comunicación, entendida como transparencia y uso de un lenguaje legal claro y comprensible.
  • Accesibilidad, traducida en una rápida respuesta y una relación más directa y fluida con nuestros clientes.
  • Y coste, sincero, en el precio del servicio.

De Mainar, Solana y Plaza Abogados pasamos a ser MSP, marca que hemos usado hasta 2020. Y, en ese proceso de mejora continua, al que aspiramos como empresa, nace Mercurio Abogados, como guiño a nuestra manera de entender la abogacía: profesional, directa, cercana.

Hoy, aliados con otros bufetes y profesionales de reconocido prestigio, queremos simplificar lo legal y hacerte fácil un camino difícil.

Mercurio Abogados.